Saltar al contenido

Versículos de la Biblia para vencer la tentación

En la vida se pueden encontrar distintas situaciones que ponen a prueba la fuerza y voluntad de una persona, para evitar caer en la tentación recordemos el poder de Dios que podemos leer en los versículos de la biblia para así ser mas conscientes sobre como estas nos dan mas fuerza, para así saber discernir entre lo bueno y lo malo.

Santiago 1:14-15

Al contrario, cada uno es tentado cuando se deja llevar y seducir por sus propios malos deseos. El fruto de estos malos deseos, una vez concebidos, es el pecado, y el fruto del pecado, una vez cometido, es la muerte.

1 Corintios 10:13

A ustedes no les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana, pero Dios es fiel y no permitirá que ustedes sean sometidos a una prueba más allá de lo que puedan resistir, sino que junto con la prueba les dará la salida, para que puedan sobrellevarla.

Gálatas 5:16-17

Digo, pues: Vivan según el Espíritu, y no satisfagan los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne se opone al Espíritu, y el del Espíritu se opone a la carne y éstos se oponen entre sí para que ustedes no hagan lo que quisieran hacer.

2 Corintios 10:4

Las armas con las que luchamos no son las de este mundo, sino las poderosas armas de Dios, capaces de destruir fortalezas

Salmo 119:11

En mi corazón he atesorado tus palabras, para no pecar contra ti.

Versículos bíblicos sobre la tentación de la biblia Reina Valera Contemporánea (RVC).

Efesios 6:10-11

Por lo demás, hermanos míos, manténganse firmes en el Señor y en el poder de su fuerza. Revístanse de toda la armadura de Dios, para que puedan hacer frente a las asechanzas del diablo.

Salmo 119:9

¿Cómo puede el joven limpiar su camino? ¡Obedeciendo tu palabra!

Génesis 39:9

En esta casa no hay nadie mayor que yo, ni hay nada que él me haya reservado, excepto a ti, puesto que tú eres su mujer. ¿Cómo podría yo cometer algo tan malo y pecar contra Dios?

Job 31:1

Hice un compromiso con mis ojos de no poner la mirada en ninguna doncella.

Juan 14:15

Si me aman, obedezcan mis mandamientos.

Filipenses 3:8

Y a decir verdad, incluso estimo todo como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por su amor lo he perdido todo, y lo veo como basura, para ganar a Cristo

1 Timoteo 6:11

Pero tú, hombre de Dios, huye de estas cosas y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia y la mansedumbre.

Mateo 5:6

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

Colosenses 3:6

Por cosas como éstas les sobreviene la ira de Dios a los desobedientes.

Salmo 97:10

Ustedes, los que aman al Señor, ¡aborrezcan la maldad! El Señor protege la vida de sus fieles, y los libra del poder de los impíos.

Santiago 4:7

Por lo tanto, sométanse a Dios, opongan resistencia al diablo, y él huirá de ustedes.

Mateo 4:10

Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.

Hebreos 2:17-18

Por eso le era necesario ser semejante a sus hermanos en todo: para que llegara a ser un sumo sacerdote misericordioso y fiel en lo que a Dios se refiere, y expiara los pecados del pueblo. Puesto que él mismo sufrió la tentación, es poderoso para ayudar a los que son tentados.

Romanos 6:11-12

Así también ustedes, considérense muertos al pecado pero vivos para Dios en Cristo Jesús, nuestro Señor. Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni lo obedezcan en sus malos deseos.

Gálatas 2:20

Pero con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí, y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Romanos 6:14

Pero con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Hebreos 5:7

Cuando Cristo vivía en este mundo, con gran clamor y lágrimas ofreció ruegos y súplicas al que lo podía librar de la muerte, y fue escuchado por su temor reverente.

Santiago 1:12

Dichoso el que hace frente a la tentación; porque, pasada la prueba, se hace acreedor a la corona de vida, la cual Dios ha prometido dar a quienes lo aman.

1 Pedro 5:8-9

Sean prudentes y manténganse atentos, porque su enemigo es el diablo, y él anda como un león rugiente, buscando a quien devorar. Pero ustedes, manténganse firmes y háganle frente. Sepan que en todo el mundo sus hermanos están enfrentando los mismos sufrimientos,

Romanos 13:14

Más bien, revistámonos del Señor Jesucristo, y no busquemos satisfacer los deseos de la carne.

Versículos, textos bíblicos para combatir la tentación y resistir

Hebreos 11:25

y prefirió ser maltratado junto con el pueblo de Dios, antes que gozar de los deleites temporales del pecado,

Mateo 26:41

Manténganse despiertos, y oren, para que no caigan en tentación. A decir verdad, el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

Marcos 7:20-23

aunque también decía que lo que contamina es lo que sale de la persona. Porque de adentro del corazón humano salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias, las maldades, el engaño, la lujuria, la envidia, la calumnia, la soberbia y la insensatez. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.

Santiago 1:13

Cuando alguien sea tentado, no diga que ha sido tentado por Dios, porque Dios no tienta a nadie, ni tampoco el mal puede tentar a Dios.

Mateo 6:13

No nos metas en tentación, sino líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Salmo 38:9

Señor, tú conoces todos mis deseos, mis anhelos no te son ocultos.

Santiago 1:3

Bien saben que, cuando su fe es puesta a prueba, produce paciencia.

Gálatas 6:1

Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, ustedes, que son espirituales, restáurenlo con espíritu de mansedumbre. Piensa en ti mismo, no sea que también tú seas tentado.

Efesios 6:13

Por lo tanto, echen mano de toda la armadura de Dios para que, cuando llegue el día malo, puedan resistir hasta el fin y permanecer firmes.

Mateo 13:22

La semilla sembrada entre espinos es el que oye la palabra, pero las preocupaciones de este mundo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, por lo que ésta no llega a dar fruto.

2 Pedro 2:9

El Señor sabe librar de la tentación a los piadosos, y sabe también reservar a los injustos para que sean castigados en el día del juicio

Salmo 66:10

Tú, Dios nuestro, nos has puesto a prueba, nos has refinado como se refina la plata.